CHA GIO, "ANATOMÍA DE UN ROLLO DE PRIMAVERA (VIETNAMITA)"


Pasa el tiempo y me doy cuenta que hay un pequeño grupo de gente que además de leerme prueba mis recetas y se lanza valientemente a prepararlas en casa. Gracias. Me alegra y me anima a seguir. En esencia ese era el objetivo de comenzar a escribir el blog.

Una de estas personas "aventureras" es Gianni, un buen amigo cruceño de los tiempos parisinos. El otro día me comentaba que había comenzado a cocinar recetas asiáticas, entre ellas "nem", el nombre con el que, sobretodo en Francia, se conoce a los rollos primavera vietnamitas.

Después de un rato charlando entendí que él cocinaba algo similar a los rollos primavera chinos, sin emplear ni el relleno, ni el envoltorio, ni el modo de comerlo, típicamente vietnamita...

Así que he decidido desfacer el entuerto, escribiendo, no uno, sino 3 post…


En realidad la técnica del "rollito", aunque nacida en China, es común a toda Asia, porque es difícil encontrar un país del continente donde no se prepare una modalidad local. Los lumpia filipinos, los popiah malayos, los cha gio vietnamitas...

En resumen se trata de rellenar alguna mezcla de alimentos y freírlos, cocinarlos al vapor o tomarlos crudos envueltos en una fina oblea de masa.

En Vietnam los rollos de primavera se llaman "Cha Gio", literalmente "rollos de cerdo picado", y aunque originarios de Saigón, son un autentico plato nacional.
Los Cha Gio son vietnamitas por los 4 costados, por su relleno, por el envoltorio, la salsa que los acompaña y el modo en que se comen.

A diferencia de otros platos similares, se envuelven en papel de arroz, llamado "Banh Trang". Las obleas chinas para rollitos son de harina de trigo o arroz, cuadradas y esponjosas, muy suaves y maleables, mientras que las vietnamitas son de arroz, sumamente delicadas, transparentes y quebradizas, y deben humedecerse antes de usarse.

En el relleno se combinan varios tipos de carne (cerdo, gambas, cangrejo) con vegetales y hongos, junto a noodles de celofán. Los noodles son importantes y “truly viet”, como también lo es la salsa que los acompaña, Nuoc Cham, una salsa de pescado con vinagre, ajo y guindillas.

Se comen de un modo particular y único. Los rollitos, después de fritos, se envuelven en lechuga, con menta, pepino y zanahoria, y se mojan en la salsa picante.

El resultado es un rollo totalmente diferente, con una textura más fina y crujiente, un relleno particular, muy jugoso y con el punto de los fideos, y una manera de comerlos que les aporta frescor y les hace perder buena parte de su pesadez.

Por cierto, el título del post de refiere a un curioso documental que he encontrado en youtube, “Anatomy of a springroll”. La historia de un exiliado vietnamita y la su familia a través del recuerdo de sus sabores de infancia. Aquí tenéis el link.

El próximo post, un video para que veáis como se prepara el papel de arroz.

9 comentarios :

Anónimo dijo...

Estupendo, compre unos envoltorios de arroz vietnamitas para rollitos hace algún tiempo y aún no he hecho nada con ellos. Espero ansioso la continuación a ver si por fin los estreno.

Un saludo

Martín

Mayte dijo...

Los rollos primavera son un vicio inconcluso, que parece que por fin tendrá respuesta gracias a ti...y a ese papel de arroz ;)

CRIS dijo...

Realmente el título es fabuloso...Bueno yo te estaré muy agradecida si publicas estos dos posts más que tienes,y termino con las dudas acerca de cómo hacer nems o rollos.
Un saludo

Maite (Mai) dijo...

Bueno, bueno... como me interesa este post. Las obleas de arroz nunca me han quedado bien fritas, solo al vapor pero claro, ahí no hay misterio que valga... con los rellenos siempre he tenido suerte y han salido muy ricos pero con el mundo oblea de arroz en la sartén como que no congeniamos... a ver si de esta hacemos mejores migas...

La primera vez que compré las obleas de arroz trasparentes me comporté como una verdadera paleta. Las instrucciones en germano me parecían rocanbolescas. rompí un par de ellas en el proceso de mojado que no me terminaba a mi de quedar claro el proceso. Después, al freírlos, se rompieron otro par... mira, a punto estuve de abortar la operación rollazo. La siguiente vez, los hice al vapor y todo fue sobre ruedas... y hasta aquí mis andanzas con las obleas trasparentes...

[continuará..]

Guru Masala dijo...

gracias a tod@s

Guru Masala dijo...

Mayte, como es eso del vicio inconcluso... espero darte respuesta, si...

Cris, esta semana a ver si termino de escribir los post y resuelvo alguna duda.

Mai, a mí al principio me pasaba lo mismo, se me quemaban, reventaban, se abrían... No creas que es tan fácil, pero es verdad que con un par de trucos salen bastante bien.

Ya lo verás.

Martín, gracias por visitarme.

Besos y abrazos a tod@s,

Alex

sol dijo...

Me encantó leer tu post sobre los "rollos primavera". Cuando los preparo suelo hacerlos fríos, rellenos con menta, camarones, fideos de arroz y pepino, como una ensalada envuelta en papel de arroz. No he probado freirlos aunque me encantan, los como en algunos restaurantes envueltos en lechuga y hojas de menta. En Santiago de Chile se ha instalado un pequeño restaurante llamado Vietnam Discovery, sus propietarios son una vietnamita y un francés... Después de leer tu post me han dado ganas de comer allá!
Un beso grande,
Sol

Guru Masala dijo...

Hola Sol,

a mí tb me gustan mucho frescos. Pero estos, fritos, y envueltos en menta y lechuga están muy bien!

Un besazo, por cierto ahora estas en BCN o en Chile,

Alex

Claudia Hernández dijo...

Ahh, qué delicioso.