VIAJAR


Foto; El templo de Aek Phnom.

Estoy en Batambang, una ciudad de provincias del oeste de Camboya.

Llegue aqui el jueves, escapando por los pelos de mi semi apoltronamiento en Bangkok. Y desde entoces no he parado de disfrutar de este maravilloso pais.

Sali de Tailandia en un tren de tercera hasta la frontera, y alli me puse a salvo de la mafia aduanera policial, de los cafiches fronterizos, y de Poipet, una especie de “Las Vegas” polvoriento y fronterizo.

En un coche destartalado con 5 mujeres khmer llegue a Battambang. Una ciudad hermosa, acostada a lo largo del Sangker y que parece desperezarse de un suegno largo y ruinoso.

Decidido a no hacer "lo que se supone" confie en mis adoradas piernas, en mi instinto y me puse a caminar la ciudad y la region. Como siempre que cada uno de nosotros lo permitimos, la magia surgio. Rapida y a raudales.

Ayer me interne en los pueblos de la selva, y no tarde en darme cuenta de lo que significa la hospitalidad y la amabilidad del pueblo khmer. Me maravilla tanto carigno en unas gentes con una historia tan terrorifica como esta.

En la selva me acogio el profesor de ingles de la escuela, me presento a su familia, a todos los nignos del pueblo y me paseo por los alrededores.

Los monjes del templo cercano me ensegnaron a rezar en “pali”, y me contaron la tragica historia de sus mayores en los oscuros dias de Pol Pot.

Despues de una mini clase de ingles y geografia me despedi de la familia cargado de jack fruit y del mejor humor.

En el camino me cruce con una boda. Los chicos de la cocina me invitaron a comer un plato inmenso de “Bobor”, la tradicional sopa de arroz camboyana.

Cuando me marchaba con el estomago lleno una abuela me llevo a la boda. Mientras charlabamos en frances me harte a dulces de arroz glutinoso con mango y azucar de palma.


Foto; La boda.


Hoy me levante temprano decidido a caminar hasta los templos de Aek Phnom. Todos los sacacuartos de la region me lo habian desaconsejado por su lejania. Pero realmente 15 kilometros no es mucho.

Asi que me puse en marcha prontito y cargado de alegria.

Nadie puede imaginar las docenas de veces que tuve que parar para saludar nignos, familias, grupos de escolares, maestros. Ni tampoco es facil expresar cuanta amabilidad y carigno tienen estas gentes humildes.

Tras Battambang la carretera se cerraba entre las casas y la selva. Puestos de refrescos, tienditas, comida secandose al sol.

Pude ver como las familias de la zona preparan papel de arroz para preparar nem. A mano, de un modo tradicinal. Y comi tiras de mango y galletas de platano seco.




Foto; El papel de arroz.

Llegue a media magnana a Aek Phnom, un templo pre-angkoriano. Alli pasee, deambule, medite y escribi un rato.

Despues una madre y su sobrina me acojieron y comenzaron a ensegnarme mis primeras frases en Khmer. En su puesto compartimos un par de horas, zumo fresco de cagna de azucar, y un plato barato de noodles y albondiguillas de carne.



Foto; Mi maestra de Khmer.


La vuelta fue mas rapida. Unos aldeanos, conduciendo un carromato, me hicieron un hueco en el trasportin trasero, y asi hice mi camino de regreso a la ciudad, aclamado por los khmer que veian divertidos a un “farang” en una postura ridicula.

Ayer conoci a unos turistas que se quejaban amargamente por lo caro que es este pais, y lo negociantes que son sus habitantes... Claro, pense yo, si solo te mueves en el "ghetto Lonely Planet"...

Ayer gaste 4 dolares y hoy hasta el momento 3. He comido, he visistado, he utilizado tranportes, he conocido algo de este hermoso pais.

Para mi esto es viajar. Ahora si, ahora estoy contento.

Como pececillo en el charco.

Tengo montones de cosas de cocina que contaros. Las sopas, los olores, el mercado lleno de cosas raras, los insectos, los curries... La cocina camboyana es fascinante.

Por cierto. Viva Madrid. Es que hoy es “Dos de Mayo”, y me imagino a mis convecinos por La Latina tomando el aperitivo y pasandose por la Puerta del Sol a recordar a Daoiz, a Velarde y a los demas.

Me emociono de pensarlo. Asi que hoy tomare un cerveza Angkor por mis amigos, mi Madrid y sus cosas.

Desde Battambang, en el corazon de Asia, besos y abrazos a
tod@s.

Alex

6 comentarios :

Morguix dijo...

Como siempre, ¡GRACIAS!. Me haces sentir como si estuviera en la misma Camboya.
Un beso, y sigue disfrutando de tu viaje. :)

salvia dijo...

Qué maravilla!!! Eso sí es viajar y conocer los países de verdad, hablando con sus gentes....muchas gracias por contarnos todas estas experiencias!!!! Besos y abrazos!!!!

Anónimo dijo...

Gracias por acercarnos a otros mundos!!!

Efwyon dijo...

Hace tiempos que sigo tu blog y tengo que agradecerte que gracias a tus relatos y tus experiencias haces que todos esos paises sean mas cercanos.

Luego de leer tus relatos me voy a la biblioteca de la Casa Asia en Barcelona y me paseo entre sus estantes recordando lo que cuentas y escogiendo libros para leer.

Tengo pendientes un monton de tus recetas, a ver si ahora que tengo mas tiempo me animo.

Un abrazo y a disfrutar!

Max Estrella dijo...

Pues sí querdio Alex, estuvimos por Malasaña y por La Latina, y a pesar de que las fiestas del 2 de Mayo ya no son lo que eran, siguen contando con la gente que conoces. Además estuvo de visitas Carlitos el canario. Grande donde los haya, como tú. Te echo de menos compadre.

OsMonge dijo...

Hombre de verdad que viajas, que fascinante y con tus relatos nos transportas hasta esos reconditos lugares de Asia. Gracias por permitirnos disfrutar de tus relatos y las fotos del viaje, te acompañamos también de corazón.

OsMonge.