SUKUTI MASSU, carne seca del Himalaya, y una receta por si encontrais un búfalo de agua en vuestro huerto...



Foto; Esta es una típica posada del Himalaya. El fuego en el suelo, de leña, arriba la carne secandose, y detras la vajilla, que siempre es de aluminio. Son lugares realmente acogedores.

La primera vez que comí sukuti me pareció asqueroso… Fue como una explosión de grasa de borrego en mi boca.

El problema es que estaba nervioso, con una aguerrida y hermosa montañesa haciéndome ojitos, y 10 porteadores riéndose de mi… Así que cogí un pedazo que no era otra cosa que pura manteca…

Con el tiempo y la practica he aprendido a apreciar esta delicia de las montañas.

El sukuti es carne de cabra o búfalo cortada en tiras, secada y ahumada.

En las montañas suelen reunirse 4 o 5 familias pobres durante el Dasain, la fiesta mas importante del año en Nepal. Forman una pequeña cooperativa con el fin de comprar un búfalo para honrar a la diosa Durga. Cada uno pone su parte del dinero para adquirir el animal.

Después se le sacrifica y todas las familias participan en el despiece. Es una gran fiesta, por que esta ocasión suele ser la única en el año en que se come carne.

Cada familia se queda con un pequeño lote, unos 5 kilos, y el resto se vende para amortizar la inversión. La carne fresca se consume rápidamente, mientras otra parte del búfalo se destina a preparar sukuti.

Para ello la carne se corta en tiras largas y lo mas finas posibles. Después se cuelgan encima del hogar y se dejan que el tiempo, el aire y el humo curtan y sequen los pedazos. Al cabo de unas semanas las tiras están secas como la mojama y del color de un carbón.

De este modo se pueden aprovechar a lo largo de todo el año, sin miedo a que se estropeen.

Están muy sabrosas, como una cecina aún mas seca y correosa. Es habitual tomarla en platitos pequeños, cocinada con muchas guindillas, y acompañando un gran vaso de “raksi”, el vino de mijo nepalí.

He pasado muchos atardeceres en las montañas bebiendo raksi hasta casi caerme de culo… y lo único que me ha salvado han sido estas “tapas” de búfalo seco, picante y duro como una suela…

Así que muchas gracias, dere donnebat!

Y ahora la receta simple que prometí. Así es como lo he visto preparar muchas veces en las posadas del Himalaya. Las mujeres se agachan en el suelo, junto al fuego, y preparan un guiso rápido y contundente para los porteadores o caminantes.

Lo primero es rehidratar la carne seca, así que déjela en agua unos 15 minutos. Después escúrrala bien.

En una sartén honda fría unas cebollas cortadas en juliana y ajo y jengibre majado.

Añadir la carne, poner sal y mucho chile en polvo. Dejar friendo unos 10-15 minutos.

Poco antes de servir poner un par de tomates en cuartos, mezclar bien y servir.

Ahora ya solo queda encontrar un búfalo de agua cerca de casa…

4 comentarios :

Crisushi dijo...

Muy interesante lo que cuentas de esta receta, así aprendemos más de las costumbres y comidas de otros paises...como ya te he dicho muchas veces siéntete privilegiado por ello, porque a ver que levante la mano cuantos han probado en su vida el búfalo de agua. Yo creo que por más que busque aquí en la Gran Bretaña en sus pastos verdísimos no los voy a encontrar...pero al menos me imagino el sabor y olor con tus explicaciones.

No sabes lo privilegiado que eres! hay gente que se cree que por tener un super-coche o una super-casa lo es, pero no mira estos pequeños detalles que es en mi humilde opinión por lo que de verdad a uno le hace privilegiado.

Salu2 Crisushi

Guru Masala dijo...

Crisushi!

Muchas gracias. Si, es cierto que me siento un privilegiado.

No tengo demasiadas cosas materiales, pero las otras me sobran.

donde vives en Gran Bretaña? Bueno, búfalo de agua no tendras, pero comida asiatica mucha, no?

Muchos besos,

Alex

Crisushi dijo...

Vivo en Norwich (Norfolk) y sí como tu dices aquí encuentro mucha comida asiatica, hay muchas tiendas de productos asiaticos: tailandeses, chinos, indios, filipinos y un poco de producto japones (la verdad que es lo que menos llega) Cada vez que entro en una tiendecita de éstas me encanta sus olores a especias y la de cacharros y verduras que para mí hasta hace un par de años eran totalmente desconocidos. Gracias a tu blog y la de gente que conozco aquí de esos paises estoy aprendiendo a cocinar con sabores que en nuestra gastronomía española no se encuentran ni por asomo. Bueno algo bueno tenía que tener el estar aqui jajaja ya que tambien echo de menos el buen jamon (aunque ya se que tu eres vegetariano)

Salu2
Crisushi

Guru Masala dijo...

Cris,

que suerte tener todos esos supermercados y tienditas asiaticas. Madrid es aún un poco diferente.

No, no soy vegetariano. Aunque camino hacia allá.

yo tampoco puedo resistirme al jamón... what to do...

Besazos,

Alex