POLLO KUNG PAO (o un remedio casero cuando te has bebido hasta el agua de los floreros...)




Que conste que este post es un servicio publico… No vayáis a pensar que yo, ni por asomo, me he bebido JAMAS hasta el agua de los floreros...

Lo hago únicamente por la proximidad de las cenas de empresa y demás fiestas navideñas. No se si lo recordáis pero el año pasado hice algo parecido (pincha aquí).

Resulta que hace años, cuando vivía en Paris, descubrí uno de los grandes secretos de las juergas y las resacas. En aquel tiempo feliz la mayoría de los amigos de francachela eran sudamericanos. Bolivianos y peruanos principalmente. Nosotros, los peninsulares, siempre capeábamos el temporal postetílico a base de cosas dulces, recuérdese el socorrido chocolate con churros de mi pueblo. Pues bien los amigos latinos sobrevivían invariablemente a base de guisos contundentes, chupes, secos, saltados… Todos con algo en comun; eran picantes.

Allí descubrí, e hice carne, que no existe nada mejor para “el día después” que algún puchero lleno de chiles y guindillas. Mano de santo. No tengo comprobación científica, es cierto, pero sé que siempre, tras un noche de “confusión” el cuerpo me pide algo que me haga arder la lengua y el estomago.

Raro…

Así que el miércoles me encontraba yo un poco tiradillo cuando mi organismo entero empezó a pedir su “medicina”… Busqué lo que tenía en la nevera y decidí preparar este plato.

El pollo kung pao es una de las estrellas de la cocina de Szechuan. Recordad que la gastronomía de esta región china es bastante diferente a la del resto del país, más fuerte, más picante, más sureña.

El kung pao es un modo de cocinar consistente en freír chiles secos en aceite bien caliente antes de comenzar a cocinar el resto de ingredientes. Como podéis imaginar esto da un gusto explosivo y ahumado al guiso. Es uno de los salteados perfectos para “estos días”, picante, intenso, de sabores fuertes y grandes contrastes. Vinagre, guindillas, pimienta, salsa de soja, aceite de sésamo…

Fuera de China es uno de los platos “famosos” de su cocina. Yo lo he comido unas pocas veces, siempre rico y siempre diferente.

Hoy os enseño tres técnica básicas de la cocina china;

1- La primera os la acabo de decir, freír chiles en el aceite.
2- La segunda consiste en adobar el pollo antes de freírlo. Esto se llama “suavizar” y es la razón por la que el pollo esta tan blandito en los restaurantes chinos
3- La última consiste en añadir harina de maíz disuelta en algo de agua a los platos. De este modo se consigue dar a los guisos esa textura tan untuosa típicamente china.

Vamos al asunto!


Ingredientes; (la receta original lleva normalmente cacahuetes para aportarle una textura crujiente. Yo lo prefiero sin…)

2 pechugas de pollo troceadas en laminas finas
6 chiles rojos secos, troceados y sin semillas
Pimienta de Szechuan (yo no tenía y lo sustituí por pimienta negra)
Aceite vegetal
3 dientes de ajo fileteados
6 rodajas de jengibre
2 cebolletas verdes picadas


Marinada

1 cucharada de vino chino (lo podéis sustituir por Jerez)
1 cucharadita de salsa de soja clara
1 cucharadita de aceite de sésamo
1/2 cucharadita de azúcar
1/2 cucharadita de maicena disuelta en 1 cucharadita de agua

Salsa

3 cucharadas de soja oscura dulce (podéis emplear Kecap Manis)
1 cucharadita de vinagre de arroz (o cualquier otro…)
1 cucharada de vino chino
1 cucharadita de aceite de sésamo
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de maicena disuelta en 1/4 de taza de agua


Preparación;

Marine el pollo al menos durante una hora. Cuide que todas las piezas queden bien napadas por el adobo.

Ponga un wok con aceite. Cuando este caliente añada los chiles troceados. Fría unos 20 segundos, hasta que cambien de color. Tenga cuidado no se le quemen, porque le amargarían el resto del plato. Lo mejor es retirarlos y volver a ponerlos al final.

Añada el ajo y el jengibre. Dore unos 30 segundos.

Ponga el fuego al máximo e incorpore el pollo. Dórelo hasta que cambie de color, unos 3 o 4 minutos.

Moje con la salsa, reduzca el fuego y deje hervir tapado unos 4 minutos. Ponga algo de agua si queda muy seco o lo prefiere con más salsa. Al final regrese los chiles (si los retiró) y añada la cebolleta. Mezcle y sirva con mucho arroz blanco y unos pañuelos para las lagrimas…

13 comentarios :

Mónica dijo...

qué buena pinta tiene... y con lo que me gusta el picante!! A ver si un día dee estos pruebo una de tus recetas!
bss!

Maite (Mai) dijo...

Pica, no? Uyy qué miedo! Qué miedica soy para el picante... pues ya me paso luego a ver que lleva este pollo cura juergas que recetas de este tipo es bueno tenerlas, que tarde o temprano siempre uno termina echando mano de ellas...

¿Qué tal estáis por España? Aquí un poco a lo tonto. Hace 0 grados. ¿Puede haber temperatura más insulsa? pero, lo bueno, es que ya empieza a oler a invierno y el aire se reseca esperando preparando el camino a la nieve... tengo ganas de ver a Lucas de nuevo con la pala limpiando la nieve de la entrada. El invierno pasado nos reímos mucho con él y su pala 4 veces más grande que su cuerpecito... jajajajaja

En fin, un beso y buenas (y calentitas:) noches

Adormidera dijo...

Si antes te has bebido la de los floreros, qué vas a beber para apagar el fuego del picante???
Leí que ya vuelves a tener calorcito, yupiiiii.
ESta probablemente no la haré pero.. qé pintaza que tiene.

Buen día, buen finde.

marilu perez dijo...

¡Ja, ja, ja! Me encanta. De vez en cuando (muy de vez en cuando...) me pasa eso de levantarme y pensar, "Jo, ayer me bebi hasta el agua de los floreros...".
Ni zumo de tomate, ni nada, ¡pollo kung pao!

Myrilla dijo...

me gusta el nuevo diseño, más luminoso, las comidas parecen aun más ricas con este mantelito nuevo.
un beso, guapo!

Carmen Rosa dijo...

Acabo de descubrir, para mi una gratisima sorpresa, su blog. Enhorabuena, es estupendo. Las recetas, las fotos, la forma de explicar etc.(me traen magnificos recuerdos)
Lo seguiré de ahora en adelante con especial atención ya que me encantan todos los sabores orientales hindues, thai, chinos, japoneses..... De hecho mi casa, mi negocio se llaman THAI (por Thailandia).....
Cordiales saludos

Arcobaleno dijo...

Jejeje... si, tienes razón. En Suramérica la malamada resaca o 'guayabo' (como decimos en Colombia) se supera con un buen caldo contundente y generoso. Nosotros solemos hacer 'caldo de costilla' con patatas, y mejor si la costilla está bien grasienta. ¡Que asco!, pero que saludable, o no...(¿¿??)

Gabriela, clavo y canela dijo...

jajaja, en México tambén comen picante al dia sgt. y listo! como nuevo..
cariños

salvia dijo...

Hola Guru, cuanto tiempo sin leerte!!!! (he estado muy muy desconectada del mundo bloguero), me encanta la receta que traes y seguro que la probaré en breve aunque yo bebo muy poquito y de tarde en tarde.....pero eso que mas da..... Besotes y Abrazos!!!!

Guru Masala dijo...

Hola a tod@s,

perdon por no haber respondido antes, pero he estado fuera de Madrid.

Mai, guapa, por estas tierras todo bien. Ya llegó el frío y los picos de la sierra estan punteados de nieve. Así que hermoso!

Adormidera, uff es que el picante esta tan bueno... No hace falta apagarlo...

Marilu, "muy de vez en cuando", verdad... jijijiji...

Myrilla, gracias, a mí también me parece más luminoso.

Carmen Rosa, muchas gracias y bienvenida a tú casa.

Arcobaleno, sois muy sabios los Latinoamericanos. Siempre me pareció mejor un buen picante que algo dulce para ese día despues. Abrazos!

Gabriela, un besazo para tí y para Mexico.

Salvia, de nuevo visitandome! Que bien, que bien! Mil besos!

Muchisimas gracias a tod@s y sed muy felices.

Alex

NORA dijo...

Aquí en México te invitaría un menudo (mondongo, pancita) Es un caldo rojo picante, pero primero una cerveza "bien muerta" jajaja

Me encanta tu blog, anduve buscando comida cantonesa, la tienes? Te felcito para mi que me encanta la asiatica, es un tesoro haberte encontrado!

El Oteador de los Mercados dijo...

Una receta irresistiblemente sabrosa.

anillaanilla dijo...

Donde puedo conseguir bowl asi?