MIEN GA (Sopa de Pollo y Fideos de Celofán)



Increíble, ya 5 de julio. Como pasa el tiempo!! Parece que fue ayer cuando regresé de Malasia, y resulta que ya casi me marcho a Costa Rica…

Aunque el calor sigue pegando hoy os presento una receta que puede parecer de invierno, una sopa de noodles. Sin embargo esa división, platos de frío-platos de calor, siempre me ha parecido un poco rara, propia de nuestros países occidentales. En Asia, donde habitualmente el clima siempre es cálido y húmedo, las sopas, los platos calientes, y el picante están a la orden del día. Nadie se extraña por tomar una sopita caliente en un día abrasador. En realidad sirven para equilibrar las temperaturas del cuerpo y el exterior, haciendo que nos sintamos más frescos.

En Vietnam los noodles son parte diaria de la dieta, y las sopas el plato preferido para el desayuno. De norte a sur del país se pueden encontrar docenas de especialidades regionales diferentes y deliciosas. Pho, Bun Bo Hue, Mi Vanh Thanh, Mi Vit Tiem…

Algunas son muy historiadas y complejas de preparar. Por ejemplo los Pho requieren un caldo con muchas carnes y especias, además de multitud de complementos y hierbas. Son, sobretodo, un plato de calle, pero que raramente se prepara en casa.




Sin embargo la sopa de hoy es sencilla e ideal para preparar cuando tienes un poco de caldo de pollo que ha sobrado. Los acompañamientos pueden variar dependiendo de lo que tengáis en la cocina. Como siempre digo en los cursos, “sed heterodoxos cocinando!”… Pero le viene muy bien carne de pollo del propio caldo, setas y hongos chinos, chalota frita, cebolleta, gambas…

Los noodles que empleo se llaman Mien en vietnamita. Aquí los conocemos como “noodles de celofán”. Al contrario que otros tipos de fideos, de arroz o trigo, estos se preparan con almidón de judías mungo. Normalmente siempre se remojan antes de emplear, y son ideales para sopas o salteados, porque absorben muy bien otros sabores. Son fáciles de encontrar incluso en el Corte Inglés. Os recomiendo que compréis los que vienen en varios manojos separados, atados con un cordel. Son duros y resistentes, así que no es fácil cortarlos si están en un solo haz.




Para 2 personas;

Ingredientes;

2 tazas de caldo de pollo (casero!)

100 gramos de pollo cocido

80 gramos de noodles de Celofán remojados en agua caliente unos 3 minutos

2 cucharaditas de salsa de pescado o salsa de soja clara (ten cuidado porque depende de lo sabroso que esté el caldo)
Una pizca de azúcar
Pimienta negra recién molida

4 setas siitake rehidratadas y troceadas
1 “oreja de madera” rehidratada, sin la parte dura central y troceada

Chalota frita
Ajo frito
Cilantro picado
Cebolleta picada
Unas gotas de aceite de sésamo
Chiles en vinagre

Calentar el caldo. Cuando rompa a hervir sazonar con la salsa de pescado, azúcar y la pimienta.

Añadir el pollo, los noodles, las setas y hongos y el chile. Dejar cocer suavemente hasta que los noodles estén en su punto.

Servir en boles individuales y decorar con cilantro, chalota, ajo frito y cebolleta. Sazonar con el sésamo. Servir con rodajas de chile en vinagre.

4 comentarios :

Oscar Monge Muñoz dijo...

Que bien se ve esa sopa, apenas para estos días lluviosos aquí en Costa Rica.

Guru Masala dijo...

Gracias Oscar!!

En unos días estoy en Chepe!! Pura Vida mae!

Anónimo dijo...

Alex, ¡te odio! (Perdón, es un arrebato de envida que me corroe). Ufff, ¡quién pudiera estar ahora en Costa Rica!
Que buena pinta la sopa, espero encontrar la oreja de madera. Supongo que hacer esta sopa con cualquiera de las variedades que encuentre en el meracado no será lo mismo, pero bueno, tendré que probar.
Garcias y feliz viaje.
Mar Gil

Alambique dijo...

Que pinton Alex, como apetece, sabores limpios y exoticos... YUM!