BHUNA LOBHIA para volver al trabajo (Guiso norindio de judías carilla)


Foto; esas son las judías. La foto es pobre, porque tenía un hambre que no veas... El suelo es de la terraza de casa.

Muchas gracias a tod@s los que os habéis preocupado por mi salud todos estos días. Gracias.

Ya estoy mucho mejor, aunque aún no puedo trabajar... What to do...

Así que paso mis días muy agradablemente. Ya he sido capaz de dejar de tomar diazepán, un medicamento del "averno", pero a la vez riquísimo y tentador. Satanás! En solo 4 días casi me engancho...

Como digo las jornadas pasan dulces. Me dedico a escribir para el nuevo libro, ando un poco, reposo, leo libros del Buda, termino de leer Dersu Uzala, veo películas, me siento sensible, visito a los viejos amigos a los que tenía algo olvidados, me echo a perder un domingo en La Latina... Ah, y también cocino un poco, pero poco.

Si, pero esto va a cambiar. Vuelvo a los fogones!

Después del temporal Madrid amanece ahora con ese sol tan especial que convierte el cielo en una lámina azul clara, llena de nubes gordas y... uff, no, acabo de asomarme a la terraza y tenemos una capa gris encima de nuestras cabezas...

Vamos a otro tema.

Siempre me fascinó la cocina de antes del descubrimiento de América. Una alacena sin tomates, ni pimientos, guindillas, maíz, patatas, judías... Ahora desde luego es inconcebible un pisto sin tomate, unas sopas de ajo sin pimentón, una tortilla de patatas hueca, una fabada des-alubiada, o unos pimientos rellenos sin envoltorio...

Al menos en toda la cuenca del Mediterráneo se conocía una judía desde tiempo inmemorial, la carilla. Esa humilde alubia chiquita y blanquecina, con un ojito negro en su centro. Me gustan, pero no se porqué hoy día no están muy de moda, han perdido su lugar por otras especies más famosas.

El otro día las vi en el mercado tan simpáticas en su saquito de arpillera, que decidí que había llegado el momento de hacerles un poquito de justicia.

En India si son populares y económicas, como el resto de legumbres, que siempre se combinan con un cereal, bien arroz hervido o trigo en forma de chappattis.

Una Bhuna, en el norte de la India, es un guiso un tanto seco, en el cual las especias se han frito previamente. En este caso al tener que cocerse las judías es algo más caldoso.

Como he dicho que este es un regreso a la cocina, comienzo hoy con un plato sencillo y muy pedestre. Algo que os podríais encontrar en una sencilla "dhaba" en cualquier poblacho del Punjab.

Disfrutad!

Ingredientes;

125 gr. de judías carilla remojadas toda la noche (podéis prepararlo con cualquier otro tipo de legumbres)
1 cucharadita de comino en grano
1 pizca grande de asofétida
1/2 cebolla en juliana fina
1 cucharada de pasta de ajo-jengibre
1/2 cucharadita de copos o polvo de chile
1/2 cucharadita de cúrcuma
2 tomates maduros pelados y picados
1 cucharadita de Garam Masala
1/2 cucharadita de azúcar
Sal
Cilantro fresco

Preparación;

En una cazuela calentar un par de cucharadas de aceite. Añadir los cominos y cuando comiencen a saltar poner la cebolla y la asofétida. Sofreír hasta que empiece a dorarse.

Incorporar la pasta de ajo-jengibre y luego las judías, la cúrcuma y el chile. Después de saltear 1 minuto pon los tomates, el garam masala y el azúcar. Déjalo todo junto otros 3 minutos para que se vaya formando una salsita espesa. Pon la sal.

Moja con agua, tapa y deja cocer a fuego lento hasta que las carillas estén tiernas. Si tuviera demasiado líquido o estuviera deslavazado puedes aplastar algunas judías e incorporarlas para espesar.

Antes de apagar el fuego añade el cilantro picado, da un par de vueltas y sirve bien caliente.

10 comentarios :

Mila dijo...

Tienen que estar muy ricas, antes no me gustaban nada las judías, pero ahora me he reconciliado con ellas.
Besos y que te mejores

Arcobaleno dijo...

¡Que interesante pensar en la comida de 'antes del descubrimiento'!. En mi caso, me hace pensar en lo que era la comida indígena antes de la llegada de los colonos y sus hábitos alimenticios. Supongo que habrá surgido una gran mezcla, que nos acompaña hasta ahora. Pero antes de eso, los sabores debían ser muy distintos.

¡Ese guiso norindio debe ser muy reconfortante para la salud! :)

Ana Segura dijo...

A mí me encantan estos platos y esta receta tiene un perfume que cautiva, las especias hacen de los platos algo reconfortante, me tomo nota.
Gracias por compartir.
Ana

Adormidera dijo...

jajajaj, ¡qué gracia! Tú cocinas volviendo al trabajo. Yo cuando quiero volver a una cierta rutina, empiezo pasando por aquí.

No sé la razón, en principio algo totalmente insconsciente, y, ahora que te leo, me doy cuenta que es precisamente lo que hago hoy, lo que hago siempre.
Eres como ese café de primera hora de la mañana (para quienes lo toman) o ver amanecer para los que parten a esa hora.

Encima hoy con una receta que seguro me priva y con esa forma tuya de contar... joooooo... me dejas que te haga crecer el ego con unos cuantos piropazos aprovechándome de tu sensibilidad?

Un besazo y un abrazo suave, no te vaya a estrujar. Me apunto a la Latina este domingo, oye... un vermut, por favor!!

Guru Masala dijo...

Mil,a que ocurre, como ha sido esareconciliacion... muchos besos!

Arcobaleno, es muy interesante el viaje de productos entre continentes. Hoy en día hay cocinas que se definen por alimentos que llegarón allí hace menos de 400 años...

Ana, un besazo!

Adormidera, guapa, compañera,

cuanto tiempo recibiendo tu visita. Me encantaque vengas por aquí, es una alegría y un placer grande.

Gracias por ese abrazo suave. Me reconforta, y muchas gracias por ser ese café mañanero.

Nos vemos en la Latina,

besos y abrazos a tod@s,

Alex

Maite (Mai) dijo...

Bueno, bueno, cuantas cosas. Volveré después cuando Lucas duerma. De momento, me quedo añorando esos domingo hasta las tantas en la Latina. Una perdición, es verdad, pero siempre divertida y siempre llena de agradables encuentros (o casi siempre). Me quedo añorando ese plato de judías que ya tengo yo ganas de una legumbrita sabrosa y coloridas. Y claro, como no pensar en aquellos tiempos en los que la tortilla de patatas se hacia con castañas y el pisto manchego con cous-cous!

hasta luego,

OsMonge dijo...

Hola Alex, está excelente este platillo que nos regalas en esta ocasión, se ve muy apetitoso y fácil de cocinar, ya me lo imagino con un poco arroz basmati o chapatis para acompañar. Sólo resta decir "Namaste ..."

Que estés mejor de salud cada día, saludos.

RosaMaría dijo...

Me encantan!Como buena cocinera: ¿qué no me gusta? Solo necesito verlo y puff manos a la obra, aunque en estos momentos estoy a ensaladas frescas y consomés pues el calor agobia y el organismo pide cancha para regular la temperatura constante y elevada.
Guardo la receta, gracias. Cuenta si ya estás repuesto del todo.
Un abrazo

Claudia Hernández dijo...

Ah, se ven deliciosas, qué bueno saber que sigues regalándonos un poco de tus viajes y magníficas recetas.

Gloria dijo...

Me encantan las judías y esto se ve delicioso, x gloria